sábado, 15 de diciembre de 2007

Internet para TODOS

Un sueño. Si INTERNET es un mundo paralelo, una especie de duplicado del mundo real, donde las personas podemos buscar información de todo tipo y comunicarnos los unos con los otros, para aprender y trabajar, para hacer gestiones y comprar, para entretenernos y desarrollarnos como personas..., ¿no debería este nuevo mundo estar abierto a TODOS?

Deseos y realidades. Estoy seguro que algún día "el acceso a Internet" se añadirá a los derechos humanos. De hecho ya hace tiempo que nuestros sociólogos y políticos nos advierten de la necesidad de que avancemos en la sociedad de la información, y para ello se articulan ayudas económicas para adquirir ordenadores con conexión a Internet y planes de formación para empresas, centros educativos y familias (ver en RED.ES "plan AVANZA"). No obstante, actualmente en nuestro país (informe CNICE "TIC en la Educación", 2007) solamente un 55% de los hogares tiene ordenador y esta cifra se reduce al 35% cuando también consideramos la conexión a Internet. Datos sensiblemente inferiores al promedio de la Unión Europea y de los Estados Unidos.

Una propuesta. Bien, pues ¿por qué no damos un paso de gigante y ponemos una tarifa plana de conexión de baja velocidad (56 Kb/s) a Internet GRATIS para TODOS los hogares?

Crecerá el uso de Internet y la demanda de equipos. Sin duda, esto multiplicaría la utilización de los servicios de Internet en todos los hogares de nuestro país con ordenador, e incentivaría la compra de éstos en muchos de los hogares que no lo tienen aún. Y obtendremos grandes beneficios a nivel personal, social, cultural, económico... al multiplicarse el número de ciudadanos que puedan aprovechar las ventajas de este versátil y potente medio.

Las telefónicas no perderán nada. Por otra parte, las compañías de telefonía tampoco perderían nada. Como la conexión gratuita a 55K compartiendo la línea telefónica resulta lenta e incómoda, a poco que puedan las familias preferirán adquirir los servicios ADSL o cable de pago, que incluso las compañías de telefonía podrían encarecer ligeramente para compensar la pérdida de los clientes que ahora les pagan la conexión de 55 K. que pasaría a ser gratuita.

¿Por qué no hacerlo? Es una propuesta "posible" y yo diría que "necesaria". Una propuesta progresista (en definitiva si tienen que aumentar un poco los servicios ADSL pagarán quienes más tienen) que acercaría Internet a todos. ¿Por qué no hacer que Internet sea un derecho para todos?

Si no estás de acuerdo con esta propuesta o la ves inviable por algún motivo, agradeceré tus comentarios.
Si estás de acuedo y la ves viable, por favor difúndela. A ver si logramos que llegue a algún ámbito de poder político que la apadrine.

5 comentarios:

charles dijo...

A todos nos gusta en ocasiones imaginarnos un mundo mejor. Sin duda, ese es el primer paso para poder construirlo.

En una de esas ocasiones, contemporizaba con mi amigo Roger Rey sobre como sería internet y nos lo imaginábamos metafóricamente como... cuando uno sale de su casa y pasea por su pueblo o ciudad... Vas tranquilo o acelerado (depende del día) y viendo signos y señales por todos los lados. En ocasiones un cartel por ejemplo, te llama la atención y entras en su contenido. Una buena estrategia publicitaria te ha cautivado... y has caído en sus garras. Seguro que pronto picarás!!

Pues quizás Internet será algo así con tu propuesta Pere. Podremos pasearnos libremente, entrar donde queramos, comprar, consumir, intercambiar, aprender, enamorarnos, o cualquier cosa que hoy puedas hacer en tu entorno más inmediato. ¿Por qué no?

El jueves pasado en clase de doctorado estuvimos imaginando también artilugios. Ya el teléfono móvil lo hace casi todo... Pero no será el futuro.

Dentro de poco todos iremos con "gafas". Evidentemente serán de tecnología Wi-fi y podremos ir por la calle o por Internent indistintamente conectados. Los cristales se convertirán en pantallas de video a nuestra voluntad y en las patillas tendremos un sorprendente equipo de sonido incorporado.

Nuestras gafas serán de diseño (¿Dior?) y además nos permitirán navegar por cualquier sitio, hacer videoconferencia y responderán a nuestras intenciones mediante la voz... Los textos serán meras transcripciones...

Pónle fecha!! ¿Te atreves?
Carles Dorado

José Luis Cabello dijo...

Es bueno que lo digas Pere, Internet debería ser un derecho para todos, igual que lo es el derecho de acceso a las bibliotecas. Cuando se comprenda y asuma que el acceso a la cultura, a la información actualizada, al aprendizaje que proporciona el conocimiento compartido, es cada vez más incompleto sin poder acceder a Internet, entonces tal vez se llegue a entender la necesidad de poner los medios que sea menester para garantizar ese derecho.
No sé si una conexión de 56k gratuita sería buena solución, por su escasa usabilidad con los servicios actuales, pero podría ser un primer paso.
Un cordial saludo.

Eduardo Zornoza dijo...

Me parece una idea excelente que se universalice el acceso a Internet.

Pero muchos servicios, como Youtube, descargas de software (legal) por redes P2P, etc requieren más ancho de banda.

El mínimo debería estar en 128 Kbps, que las empresas de comunicaciones no venden y que resultaría útil a mucha gente.

JOSE LUIS dijo...

Pere, esa propuesta me parecería un primer paso muy positivo. Personalmente, creo que se debería ir más allá y regular legalmente como un derecho el acceso a Internet por parte de todos los ciudadanos. Ello implica tanto accesibilidad a los medios como su uso. Máxime cuando, incluso, la misma Administración está virtualizando todos los trámites oficiales. Igual que ahora tenemos garantizado constitucionalmente ciertos derechos básicos, éste debería ser el siguiente. La sociedad de nuestro tiempo lo exige y habría que darle respuesta.
José Luis García (Cantabria)

roger dijo...

Yo creo que se debe ir más lejos. El acceso a la información y a la cultura en una sociedad que presume de democrática debe ser totalmente gratuito y a un nivel de banda ancha. Los representantes políticos deberían tomarse muy en serio este tema. Y no sólo eso. El estado debe garantizar que en los hogares el acceso a la cultura mediante internet sea tan fácil cómo abrir el grifo del agua pero con la diferencia que consumir más agua no suponga el coste de consumir más cultura. Ahora estamos a años luz de esto.