martes, 18 de diciembre de 2012

Es necesario que cambiemos nuestras prácticas (Editorial de la revista DIM-24)


Los recientes estudios de la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA), PIRLS (Estudio Internacional de Progreso en Comprensión Lectora) y TIMSS (Estudio Internacional de Tendencias en Matemáticas y Ciencias), dejan una vez más en evidencia que "estamos haciendo mal las cosas en nuestras aulas". Porque si los resultados de nuestra actuación educativa son malos, quiere decir que los agentes educativos - desde los estamentos políticos hasta las aulas, sin olvidar a las familias y el contexto social - lo estamos haciendo mal.

Aunque nuestro sistema educativo esté obsoleto y en muchos centros no dispongamos de todos los recursos - humanos y tecnológicos - que serían deseables, cuestiones que se deberían abordar seriamente y corregir, no puedo creer que esta sea la causa de que tantos de nuestros estudiantes estén tan mal en competencias tan básicas como la comprensión lectora. Y esto es lo que nos dicen los informes. Lo dicen hoy, que tenemos crisis, recortes y un alumnado cada vez más heterogéneo, pero también lo enunciaban los informes de años atrás cuando disponíamos de más recursos, bajo los gobiernos de distintos partidos.

¿Cuántas evidencias más necesitaremos para darnos cuenta de que la clave está, "sobre todo", en cambiar las metodologías de trabajo y de evaluación que utilizamos en las clases?

¿Por qué se utilizan metodologías ineficaces en las clases? Desde mi punto de vista, y sin obviar las demás problemáticas ya expuestas, se debe a la falta de "formación adecuada" de los docentes. Como no dudamos del enorme trabajo que realizan y de su dedicación, entendemos que si no lo hacen mejor es porque no saben.

Por supuesto sabemos que "a veces" el problema está en que "no pueden" hacerlo mejor por falta de recursos, pero afortunadamente en "la mayoría" de los casos si hay recursos suficientes, y no obstante los resultados obtenidos también son insuficientes.

Quizás algunos piensen que ya se ofrecen muchos cursos de formación, pero la cuestión es que los profesores más que mucha formación lo que necesitan es "la formación adecuada" y funcional que de respuesta a los problemas de su contexto (alumnado con determinadas problemáticas, entornos con pocos recursos...). Y esta formación, la formación que  se necesita, vistos los resultados, está claro que no se está dando.

El mundo ha cambiado, y con ello la cultura que las instituciones educativas deben transmitir a las nuevas generaciones y las herramientas de que disponemos para ello. Y lo que pasa es que tenemos un currículum obsoleto y, aún introduciendo tímidamente las nuevas tecnologías, en general las utilizamos mal o simplemente para replicar las metodologías de la escuela de antaño, sin explotar su potencial como apoyo para la imprescindible innovación en las actividades de aprendizaje y de evaluación.

"Si no aceptamos que estamos haciendo las cosas mal, no cambiaremos, y seguiremos haciendo las cosas igual de mal. Hemos de reconocer los errores y aprender de ellos".

No se trata de buscar culpables, se trata de aprender de los errores y buscar soluciones. Y en este necesario cambio de todos los ámbitos del curriculum, los apoyos TIC y metodologías como las que propone el "currículum bimodal" tienen un papel imprescindible. Esperamos que en esta nueva REVISTA DIM-24 encontremos todos algunas ideas útiles para ello.

7 comentarios:

Un espacio para aprender dijo...

Acuerdo con tus opiniones, tengo unos cuantos cursos realizados acerca de las TIC y sus oportunidades y permanentemente sigo pensando que no es suficiente, hace falta optimizar sus aplicaciones...

Paola Dellepiane dijo...

Gracias Pere por tan excelentes reflexiones. Acuerdo en que es muy importante centrarse en la formación docente, una formación que debe adoptar un metodología más allá de la capacitación tradicional, que involucre al docente en su problemática específica con la que se encuentra en el aula en el día a día. Una capacitación que apunté a la personalización..
Un saludo!

Corina dijo...

Totalmente de acuerdo. Nos falta formación para el cambio metodológico . Las leyes se suceden una tras otra, intentado actualizar el sistema y nunca ha dado tiempo a materializarse , entre otras causas por no actualizar en el cambio metodológico a los activos del propio sistema de: los docentes.

S.D.S. dijo...

La formación de los docentes en nuevas metodologías que integren las nuevas tecnologías es principal pero ¿donde están las leyes que lo apoyen?
¿Donde están las cabezas pensantes que declaren ese cambio? ¿donde está el cambio del conocimiento al saber ser? ¿donde estamos que no nos unimos?

Pere Marquès dijo...

S.D.S. Graias por el comentario.
Los cambios no se producen solos. Somos muchos los que estamos actuando por el cambio hacia una mejor educación, como tu mismo (entre otras cosas dejando este comentario de alerta).
Tú, nosotros somos las cabezas pensantes. Vemos cada día las problemáticas, estudiamos, buscamos soluciones... y conviene que BIEN ALTO se lo digamos a los que tienen que hacer las leyes (que a veces andan metidos en bosques que no les dejan ver la luz de lo que debe ser prioritario).
Por otra parte, tamién hay que decir que es responsabilidad de cada especialista el estar actualizado, en la medida de sus pobililidades.

mariposayelefante dijo...

La sociedad cambia a pasos agigantados y la escuela no se ha sabido adaptar a estos cambios. Las nuevas tecnologías proporcionan las condiciones necesarias para que esta adaptación se produzca. Pero lo que realmente necesita la escuela 2.0 es un cambio de metodologías y actitudes en los docentes. Y, aunque no hayamos estado acostumbrados a ello, las actitudes también se pueden educar.
Nuestros alumnos necesitan unas competencias distintas a las que la escuela tradicional ofrece. No ofrecerles estas herramientas es condenarles al fracaso. Y esto merece una reflexión profunda del sentido docente. Saludos

Maria Jose Presa dijo...

Totalmente de acuerdo! es mi tema de discusión permanente en el Instituto de Formación Docente donde trabajo, donde todavía las prácticas no se están repensando para lograr competencias adecuadas a estudiantes/ciudadanos del siglo XXI.
Saludos desde Bs.As.